UN CUENTO DE INVIERNO

UN CUENTO DE INVIERNO

¡Por fin nos acompaña el buen tiempo! Después de tantos meses de lluvia, frío y poca luz, nos moríamos de ganas de disfrutar del sol entrando a raudales por las ventanas de nuestro taller.

No cabe duda de que la primavera nos encanta y estamos felices de que nuestras novias de las próximas semanas cuenten con cielos azules y despejados para su gran día, pero también tenemos que confesaros que echaremos de menos las tardes de manta y sofá disfrutando las imágenes de nuestras novias de invierno.Porque una novia de invierno, no es una novia cualquiera. Es alguien que sabe que en su boda no lucirá el sol, pero sí habrá mucha calidez a cuenta de la gente que la quiere. Es alguien a quien no le importa que se haga pronto de noche, porque así la fiesta será aún más larga. A una novia de invierno no le preocupa que haya poca luz, porque sabe que sus amigas se esforzarán en poner color al gran día con sus estilismos. Y -sobre todo- es una novia a la que le da igual que llueva, nieve o truene, porque el día de su boda lo único importante es celebrar que ha encontrado a alguien con quien siempre se sentirá a cubierto y en casa.

Sara es una de esas chicas especiales de las que os hablamos –dulce, con una sensibilidad especial y… ¡sin miedo al frío!- y por eso nos hace mucha ilusión que sea ella misma quien nos cuente en primera persona cómo fueron los preparativos de su personal cuento de invierno.‘Desde pequeña me han gustado las bodas. Mis amigas siempre se ríen cuando explico que el día que dejé de leer cuentos de hadas fue para comprar una revista de novias, pero es real. Puedo pasar horas fijándome en los detalles de un vestido, disfrutando del trabajo de los fotógrafos, los floristas…, leyendo con atención la historia que ha llevado a esas dos personas que aparecen en la foto a tomar la decisión de preparar juntos el café todas las mañanas.

Quizá por eso, cuando dije que me casaba, la gente se asustó un poco; supongo que esperaban que me volviera loca y me convirtiera en una novia histérica por conseguir que todo saliera perfecto, pero yo estaba muy, muy tranquila porque sabía que guardaba varios ases en la manga: el trabajo impecable de mi wedding planner, el vestido de mis sueños y un novio paciente, resolutivo y… ¡con muchas ganas de casarse! ‘. Sara nos cuenta que una de las mejores decisiones que tomó durante el proceso fue la de contratar los servicios de un organizador profesional de bodas.

‘Te despreocupas de todos los detalles técnicos y disfrutas tanto o más de la parte creativa de diseñar tu día a tu medida. En mi caso, escogí a Cristina -de Cristina&co- porque me sentí muy identificada con el estilo de sus propuestas, que siempre son románticas, delicadas y elegantes sin caer en lo cursi.

Contraté a una grandísima profesional, pero -además- acabé ganando una amiga. Algunas de mis fotos favoritas de la boda son las que tengo con ella durante los preparativos’. Sara se vistió en el lugar de la celebración de su enlace, Bodegas  Hospedería Concejo (Valoria la Buena). La peluquería y maquillaje fueron obra de Carolina San José y llevó unos zapatos en terciopelo azul marino con lazo desmontable de Salo Madrid.

‘Para mí era muy importante sentirme yo misma en mi boda. Le expliqué a Carolina que quería un maquillaje suave y muy natural y que mi única opción era un moño bajo estilo bailarina, porque es como voy peinada prácticamente a diario.

A la madre de Alfonso, que me regaló mis pendientes de novia, le di la misma pista; algo pequeño que después pudiera utilizar muy a menudo. A la que costó convencer de que mis zapatos de novia no serían blancos fue a mi abuela… ¡pero luego le encantó el resultado y que pudiera volver a ponérmelos en más ocasiones!’. El novio también se vistió con su familia en la hospedería y estaba guapísimo con un chaqué azul de Emilio Yuste y chaleco con tartán escocés. Las casualidades existen, y el prendido que Sara había encargado a La Jara a juego con su ramo de novia no podía encajar mejor con el estilismo de Alfonso. Una vez estuvieron todos listos, se dirigieron a la iglesia de la localidad. Elsa – otra de nuestras novias Ernesto Terrón- había preparado para su amiga una sorpresa: un precioso Rolls Royce clásico totalmente acorde con el ambiente de la boda. ‘Me encanta ver las fotos de la ceremonia con todos los invitados abrigados. Sé que para muchas novias puede parecer menos atractivo y reconozco que al principio tenía miedo de entrar en la iglesia y ¡que todo el mundo fuera vestido de negro!, pero recuerdo con mucho cariño la sensación al recorrer el pasillo hacia el altar escoltada por todos mis invitados súper sonrientes y con ese punto vintage que dan los paños, las pieles y los guantes’. Tras la ceremonia, los novios aprovecharon los viñedos de Concejo para hacerse estas fotos tan bonitas que os enseñamos a continuación.  Son todas obra de Marta Gabaldón, de La Fotografía de tu Boda -que nos ha parecido todo un descubrimiento- y las aprovechamos para que Sara nos hable de su vestido. ‘Desde que entré por la puerta de vuestro taller tuve claro que el vestido me lo haríais vosotros. Me encantaron vuestros tejidos y el corte clásico pero contemporáneo de vuestros diseños. Finalmente me decidí por adaptar uno de los modelos de vuestra colección para  que tuviera un aire más invernal y fue especialmente bonito ‘ir conociendo’ prueba a prueba al que sería mi vestido de novia de la mano de las modistas de vuestro equipo.Quería ser una novia muy novia, y elegí un modelo en crepé con falda lisa y un aplique tableado recorriendo la cintura y las caderas. Las mangas eran de gasa de seda con empuñadura de encaje y la espalda -con un amplísimo escote en uve- también iba velada con ese tejido para evitar ir muy tapada ¡pero no pasar frío!Mi detalle favorito sigue siendo la increíble sobrecola desmontable en gasa y blonda… no podía ser más bonita. Y por último pedí que montaran mi velo de tul con dos pequeñas argollas para poder colocarlo sobre el pelo de forma muy ligera; fue el complemento perfecto para la tiara de cera y porcelana que creó para mí mi amiga María, de María Martín Tocados.

Fuisteis capaces de captar a la perfección cómo quería sentirme el día de mi boda y recordaré siempre con muchísimo cariño cada prueba de mi vestido. Que te confeccionen un vestido a medida es una experiencia preciosa y vivirla con vosotros ha sido muy especial’.Mientras los novios paseaban por el viñedo, sus invitados pudieron disfrutar del cocktail acompañados por los temas que había preparado el trío Body and Soul. Y antes de pasar al comedor, la gran sorpresa: Alfonso se puso en contacto con sus antiguos compañeros de Chloe  -el grupo musical vallisoletano- para hacer un pequeño remember de sus grandes éxitos en directo. ‘El convite fue genial. El equipo de Cristina había dejado el espacio precioso con una decoración muy sencilla y navideña y decidimos seguir el consejo de Enrique -de Bodegas Concejo-, que nos sugirió apostar por un menú basado en productos calientes temporada. Todos nuestros invitados nos comentaron lo bien que comieron y muchos se llevaron las minutas diseñadas por Miguis Paper a juego con nuestra invitación como recuerdo’.Nos ha parecido espectacular el comedor donde se celebró el almuerzo. Sara nos cuenta que los invitados pudieron disfrutar de una increíble puesta de sol sobre ese paisaje típicamente castellano a través de los ventanales; un escenario inmejorable que estamos seguros de que fichará más de una futura novia al ver estas fotografías.‘Para nosotros era muy importante trabajar con profesionales de Valladolid y contactar con Concejo fue un verdadero acierto. La nuestra fue una de las primeras bodas que celebraron en el nuevo espacio que han abierto para eventos en Valoria la Buena y no podemos estar más satisfechos con el resultado del servicio, sobre todo por el trato personal de Enrique y su equipo’.Y para poner el broche de oro a un día tan especial y cuidado… ¡una fiesta a la altura de las circunstancias! High Volume Events puso la banda sonora a una noche larga en la que no faltaron risas…y algún beso bajo el muérdago.

‘Imagino que para cualquier novia es difícil elegir sus momentos favoritos del gran día, porque son muchísimos, pero yo no puedo evitar que se me escape una sonrisa al pensar que ese día pude bailar ¡con absolutamente todos mis amigos! Fue genial ver cómo daba igual que mis invitados y los de Alfonso no se conocieran, porque todos se lo estaban pasando en grande. Es una sensación muy, muy especial’. Muchísimas gracias, Sara, por compartir con nosotros tu día. Estamos convencidos de que Alfonso y tú seréis muy felices, como lo somos nosotros cada vez que apostáis por nuestro trabajo para acompañaros en un momento tan especial.

¡Enhorabuena a los dos!

Leave a Reply

*