UN VESTIDO IMPECABLE

UN VESTIDO IMPECABLE

“Siempre existe en el mundo una persona que espera a otra, ya sea en medio del desierto o en medio de una gran ciudad. Y cuando estas personas se cruzan y sus ojos se encuentran, todo el pasado y todo el futuro pierde su importancia por completo, y sólo existe aquel momento y aquella certeza increíble de que todas las cosas bajo el sol fueron escritas por la misma Mano.”

Hoy hablamos de Marta y de su preciosa historia de amor que comenzó en la universidad. Marta es una chica dulce, simpatiquísima, encantadora, agradecida -tanto como nosotros lo estamos con ella-. Entró en nuestro showroom y nos explicó detalladamente su idea, supimos entenderla a la perfección y nos permitimos citar sus palabras “El vestido quedó impecable desde el primer momento”. Se sintió cómoda con nosotros y eso es lo más importante, que en cada prueba os mostréis tal y como sois, que nos dejéis veros por fuera pero también por dentro. Trabajamos en entenderos, conoceros, escucharos y crear vuestros sueños. Marta y Dani se unieron en Valladolid, en la histórica iglesia de Filipinos. La magia sucedió en un día de muchísimo calor y la elección de Marta fue un gran acierto. El corte del vestido no pudo ser más apropiado. Allí llenos de seguridad, irradiando amor y felicidad, dieron el “sí, quiero” más esperado de sus vidas. Fue una ceremonia en la que las emociones no pudieron esconderse, ni pudieron ni debieron, porque en momentos así lo  mejor es disfrutar y recibir con naturalidad todo lo bonito que está por llegar.  Las preciosas fotografías de Ñfotógrafos son un legado de la boda que nos consigue emocionar y transmitir una ternura muy especial.

Entre sonrisas se dirigieron al precioso paraje que ofrecen las bodegas Arzuaga. Allí disfrutaron con sus invitados, entre familiares y amigos brindaron por su amor, su felicidad y su nuevo capítulo abierto de una historia que recorrerán cogidos de la mano. Marta nos escogió sin duda alguna, confió en nosotros plenamente, nos conocía y sabía cómo quería que diseñáramos su obra de arte más personal. Para ello confeccionamos un vestido sencillo, como ella, que transmitía romanticismo, frescura, juventud y feminidad. El vestido tenía un delicado escote abierto de espalda de tul bordada y un escote delantero barco. La falda era a media capa y quiso un gran velo de tul de sedalina. El resultado final lo resumimos en las palabras de una novia que no pueden emocionarnos más:

“Fue perfecto y no puedo estar más contenta de la decisión de que el vestido de novia me lo diseñarais vosotros.”
Marta llevó una trenza voluminosa preciosa, recogido que acompañó con un tocado de flores preservadas que diseñamos especialmente para ella en tonos otoñales para aportar calidez y dulzura -y eso que ella la desprendía a cada paso-.

Dani llevaba un elegante chaqué a medida de Alberto Iglesias y miraba a su mujer como todas deseamos que nos miren, con el mayor cariño que unos ojos pueden expresar. 
El tocado conjuntaba con la decoración floral que inundó su gran día a manos de La Jara, unos profesionales de los pies a la cabeza que adoran las flores y crean auténticas maravillas. La pieza fundamental, el ramo de Marta. Esta gran pareja nos permitió formar parte de su gran día con uno de nuestros diseños, eternamente agradecidos os deseamos toda la felicidad del mundo.

En especial a Marta, gracias por cada prueba, por cada una de tus sonrisas. 

¡Enhorabuena!

 

Leave a Reply

*