LA CHICA DEL LAZO DE TERCIOPELO VERDE

LA CHICA DEL LAZO DE TERCIOPELO VERDE

Es una sensación difícil de describir, pero lo intentaremos contándoos a vosotros, lectores, que es increíble cuando una de vosotras decide entrar en nuestra tienda, y con voz tímida e insegura se pone en nuestras manos mientras poco a poco le van brillando más y más los ojos. Meses después de duro pero amado trabajo, salís por la misma puerta con una espléndida y nerviosa sonrisa. Poco después recibimos fotos que hacen que todo sea real, que de verdad esté pasando, que ese momento haya llegado y que luzcáis uno de nuestros diseños para celebrar vuestra unión.

María es una novia muy especial, de esas que incluso con dudas o miedos, jamás pierden la sonrisa y tiran para delante con todo. No hay nada que la detenga, porque estas personas, intentan olvidar lo que les preocupa para centrarse en las cosas bonitas. Además era puro amor y agradecimiento, incluso en aquellos momentos de dudas, siempre se veía esa seguridad y personalidad, y sobre todo ese positivismo en su mirada y actitud.

Puede ser, que el hecho de tardar en decidir determinadas cosas, se deba a esas ganas de que todo salga bien, a cerciorarse de que hacen la elección perfecta y no dejan ni un solo cable suelto; y es que hay todo tipo de novias. Estas suelen ser las más agradecidas, vestirles es reconfortante, es ver cómo a lo largo de todo el proceso estás mostrando lo mejor de ti, y finalmente lo consigues, consigues esa sonrisa.  Intentamos hacer que os sintáis cómodas, el reto es grande pero superable, os presentamos el reto de María, la chica del lazo de terciopelo verde.

Se decidió por un vestido en crepé con una caída y movimiento que nos vuelve locos, literalmente.

Con esa base vamos a esos detallitos que marcan la diferencia y son una extensión de la personalidad de la novia. María se decantó por un precioso escote en la espalda enmarcado por un delicado bordado de algodón. Para las mangas, Plumeti, un tejido romántico pero cargado de personalidad. Nos encantan sus mangas rematadas por el mismo bordado que lució en la espalda.

Como broche de oro, una preciosa tira de terciopelo verde, un color que nos apasiona en nuestra novia. Una opción atrevida y llena de personalidad, obviando la multitud de opiniones “María, mejor rosa que se lleva más.” “María mejor algo más claro que pase desapercibido.” Pero María escucha, escucha las opiniones como ninguna otra novia, pero cuando algo lo tiene claro, va a por ello. Tenía que ser verde, nuestra preciosa novia del lazo verde.

Cuando ya parece que te has quitado un peso de encima porque te has decidido por cómo será tu vestido tienes que encontrar el zapato adecuado, tras una larga búsqueda María encontró su acierto en La Ville Vintage.

Boika, de La Boutique de la Flor adornó las manos de María encajando su gusto a la perfección en lo que fue una boda íntima, emotiva, divertida, bonita, sorprendente y alocada, además de detallista.

Celebró su boda en  La Era del Rey, en Cubillas de Santa Marta, una finca con muchísimo encanto que a su vez en una granja escuela espectacular, ¿no os parece ideal?

El coche de bodas es para empezar a soñar y no cesar,  esta pareja no podría escoger de otra manera.

Pero lo que más nos gusta en una pareja, es sentir a través de sus miradas y sonrisas ese amor infinito, algo que no se puede explicar con palabras, pero que gracias a Álvaro Sancha podemos ver y morir de amor. Y es que estos fotógrafos que huyen del típico posado, y captan naturalidad, amor, ternura y realidad, nos apasionan. Es ver magia, porque esos momentos lo son, y ellos lo capturan para siempre.

¡Os deseamos felicidad infinita!

Nunca olvidaremos los divertidísimos preparativos, ¡es imposible no sonreír al recordarte! Tienes un marido que te adora, disfrútalo.

Gracias por confiar en Ernesto Terrón.

 

One comment

Leave a Reply

*